Construcción Sostenible: ¿Y qué hacer después?

Una vez que la fase proyecto y ejecución han finalizado, es decir, cuando el usuario experimenta de manera real los resultados de lo que se ha proyectado, ¿qué podemos hacer para verificar esos resultados o para mejorarlos?

 

Auditoría de consumo anual

Es un proceso por el que se obtienen los consumos reales del edificio, partiendo de ellos la auditoría identifica los sistemas en los que se pueden llevar acabo propuestas de mejora, analizándolas para optimizar los consumos.

Tiene como objetivo concienciar a los usuarios de las edificaciones de su comportamiento e implantar acciones de mejora en cuanto a ahorro y eficiencia.

Mantenimiento.

Mantenimiento sostenible es aquel que, simultáneamente, minimiza los impactos ambientales asociados a su desarrollo y permite mantener o adecuar las instalaciones y edificios para que estos puedan desempeñar de forma óptima las funciones y usos que se les han asignado.

Existe un Manual de uso de cada edificio, facilitado al promotor o propietario de la edificación, en el cual han de establecerse medidas y directrices, de forma genérica consideramos las siguientes directrices:

  • Minimización del impacto de las intervenciones sobre el medio considerando el uso de sistemas y elementos de bajo impacto medioambiental y altamente eficientes.
  • Optimización de las redes de servicios mediante el uso de instalaciones y elementos de bajo mantenimiento y larga duración.

Existen diferentes tipos de mantenimiento.

  • Mantenimiento preventivo. Se reduce el número de averías ya que se evalúa programadamente toda la edificación, previniendo todo tipo de afecciones.
  • Mantenimiento correctivo. Se desarrolla una vez se ha detectado la avería.
  • Mantenimiento predictivo. Se realiza a partir de los datos aportados mediante una monitorización.

Como vemos, tan importante como el proyecto y la ejecución de cualquier edificio es la correcta gestión durante toda la vida útil del mismo. Para ello es imprescindible la formación y educación de los usuarios en el funcionamiento y la correcta utilización de los sistemas que conforman su edificio, desde los cerramientos hasta los sistemas de domótica, pasando por todas las instalaciones.

Hasta ahora nos hemos centrado en la formación de los técnicos para que el edificio una vez construido sea sostenible, pero todos los esfuerzos y los costes de una construcción sostenible no tienen sentido sin una concienciación global. El concepto de construcción y uso sostenibles debe convertirse, a través de esa concienciación, en la norma, de forma que el término “sostenible” pierda su significado ya que todo lo será.

En resumen, la construcción sostenible nos aporta las técnicas y las herramientas, pero es sólo el punto de partida para un cambio de hábitos que redundarán en un mayor respeto al medio ambiente a través de la gestión sostenible en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Escaleras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *