proyectos de arquitectura

PROYECTOS DE ARQUITECTURA: Creatividad, experiencia y adaptabilidad

Un proyecto de arquitectura abarca mucho más que los planos que reflejan el diseño de la edificación a ser construida, contempla también variados aspectos que deben ser minuciosamente estudiados, al mismo tiempo de considerar a quienes la habitarán.

De esta manera, un proyecto de arquitectura no solo será factible, sino también adecuado a las necesidades, gustos y expectativas del cliente.

Entre esos aspectos a tomar en consideración en un proyecto arquitectónico, se encuentra, en primer término, el lugar en el que se realizará la construcción; el cual determinará en buena medida el valor de la arquitectura desarrollada.

También, es importante realizar un estudio detallado de la naturaleza del terrero, desde el cual se constate su idoneidad para insertar las bases de la edificación; ello en procura de garantizar el mayor grado de estabilidad a lo largo del tiempo.

Otro aspecto fundamental a considerar en un proyecto de arquitectura lo constituye los materiales a ser empleados en la edificación, los cuales deben ser seleccionados tomando en cuenta diversas variables, como las propiedades del terreno, las características climáticas del lugar, así como el riesgo de la ocurrencia de eventos climáticos o movimientos de tipo telúrico.

Una vez analizados estos aspectos básicos, se revisan las necesidades del cliente en cuanto a la edificación, en el caso de un hogar, los requerimientos en cuanto a habitaciones, baños, etc.

También se toma en consideración, por supuesto, la personalidad y gustos del cliente, procurando la conciliación entre lo que el cliente desea como edificación y lo que el arquitecto recomienda como experto.

De igual forma, se toma muy en cuenta el aprovechamiento de cada unos de los espacios, buscando que cada elemento incorporado, tanto en los espacios interiores como exteriores, se encuentre en completa armonía y en concordancia con el estilo arquitectónico escogido que le imprimirá personalidad al nuevo lugar.

Cada uno de estos aspectos es tomado en cuenta en las fases que abarca un proyecto de arquitectura, las cuales se describen a continuación:

1. Estudios preliminares. Esta fase contempla el análisis detallado de las necesidades y expectativas del cliente en cuanto a espacio y funcionalidad, del terreno con el que se cuenta y/o de la edificación ya existente, así como de los recursos económicos presupuestados y del tiempo disponible para el desarrollo de la obra.

Toda esta información es analizada e interpretada por el arquitecto y empleada en las fases posteriores del proyecto, en adición a información de naturaleza biográfica y de campo relacionada con el terreno y la edificación preexistente, de ser el caso.

casa-1-picture-4

2. Programa de arquitectura. Contempla un listado de cada uno de los elementos que intervendrán en la construcción de la edificación, teniendo muy en consideración los requerimientos que nacen de las necesidades comunicadas por el cliente.

3. Diagrama de arquitectura. Abarca la representación gráfica u organigrama a través del cual se reflejan las relaciones existentes entre cada uno de los espacios proyectados, recurriendo al uso de flechas o líneas rectas simples.

Casa PE

4. Diseño del proyecto de arquitectura. Comprende la definición conceptual de la arquitectura, tomando en consideración la información obtenida en las fases anteriores, las condiciones del entorno en el que se edificará, así como las variables: funcionalidad, estilo y presupuesto.

5. Anteproyecto de arquitectura. Contempla las maquetas, los planos y las representaciones digitales a través de las cuales se plasma de manera gráfica el diseño de la edificación, recurriendo al uso de cotas que representan las medidas reales.

El anteproyecto es mostrado al cliente para conocer su grado de acuerdo en cuanto a los elementos demandados en la primera fase.

casa-1-picture-1

6. Proyecto de arquitectura. Comprende, en líneas generales, lo que se va hacer a nivel de edificación. Especifica de manera detallada la obra, desde el punto de vista funcional, de distribución de espacios e infraestructura; traduce la información reflejada en las maquetas y planos, considerando también la información financiera.

El proyecto arquitectónico es presentado ante los organismos públicos correspondientes para la obtención de la permisología necesaria.

7. Proyecto de ejecución. En el proyecto de ejecución se plasma, en líneas generales, cómo se va hacer la obra. Abarca, además de los planos a escala, textos que describen con amplitud y detalle la edificación, así como las especificaciones relacionadas con la cantidad y calidad de los materiales a utilizarse; entre otros aspectos técnicos.

Casa PE Picture # 9

8. Ejecución de la obra. En esta fase el arquitecto coordina al equipo técnico encargado de la construcción de la obra, interpretando las especificaciones técnicas plasmadas en el proyecto arquitectónico, y acotando detalles a tomar en consideración a nivel de diseño y presupuesto; todo ello con miras a que la edificación sea materializada cumpliendo con los estándares previstos.

9. Entrega y recepción de la obra. Esta fase abarca la verificación de la funcionalidad de los servicios contemplados en la edificación. Una vez que ello es constatado, el director de la obra procede a certificar que la edificación fue construida con base a las especificaciones técnicas plasmadas en el proyecto arquitectónico, y que se encuentra en condiciones para su respectivo uso.

En JST ARQUITECTURA tomamos en consideración, de manera acuciosa, los aspectos fundamentales de un proyecto de arquitectura, y desarrollamos con profesionalismo cada una de sus fases.

Partiendo de nuestra amplia experiencia como consultores técnicos en edificación, nos esmeramos en imprimirle a cada nuevo proyecto de arquitectura un alto grado creatividad y adaptabilidad; tomando muy en cuenta las variables: seguridad, estilo y gusto, así como las necesidades y expectativas del cliente.

Nuestros proyectos de arquitectura se orientan a hacer posible edificaciones que superen las expectativas de nuestros clientes, satisfaciendo las más exigentes aspiraciones de tipo arquitectónico.

ESTUDIO DE ARQUITECTURA

ESTUDIO DE ARQUITECTURA: Tu idea, la base del proyecto

A menudo se tiene la oportunidad de visualizar la vida de una forma distinta, en especial cuando se trata de construir algo propio o de reformar la edificación que ya se posee.

Y aunque todo comienza con una idea principal, también resulta fundamental contar con un estudio de arquitectura que pueda hacerla realidad de forma atractiva y eficiente.

Como profesionales con una experiencia comprobada, un staff multidisciplinario altamente cualificado y métodos modernos de análisis y cálculos, también contamos con una extensa red de colaboradores para hacer realidad tu proyecto.

Sabemos lo importante que es para ti contar con espacios hermosos, cómodos, funcionales, duraderos y sustentables.

Etapas del proceso

Una vez que tengas claro exactamente lo que quieras hacer, ya sea que vayas a construir o renovar, nuestros técnicos se encargarán de llevar a cabo los cálculos estructurales relacionados con las diferentes tipologías.

Esto será en función de la documentación que nos proporciones y de las especificaciones dadas que tendríamos que considerar con atención.

A partir de esa retroalimentación continua durante el proyecto, te daremos un asesoramiento puntual, profesional y personalizado relacionado con aquellas soluciones arquitectónicas que sean las más pertinentes para tu caso.

Asimismo, a la hora de construir tomamos en cuenta factores económicos, topográficos, tipológicos, provisión de materiales y la mano de obra.

En nuestro estudio de arquitectura anteponemos tus necesidades sobre las nuestras para que puedas plasmar con lujo de detalles esa visión precisa sobre cómo quieres que sea tu construcción.

Por ello, también te ofrecemos asistencia técnica durante la etapa de ejecución y el mejor soporte relacionado con proveedores, organismos y autoridades pertinentes.

De igual forma, siempre estaremos atentos a las regulaciones energéticas, legales y de permisología relacionadas con cualquier estructura, como viviendas unifamiliares, edificios u obras públicas.

Todo para que la concreción del proyecto no solo sea una obra de arte, sino que cumpla con todos los requisitos exigidos por los diversos organismos de control.

Lo que distingue a nuestro estudio de arquitectura

Creemos en lo que quieres llevar a cabo, en tus ideas, tu forma de ver las cosas y cómo deberían ser ejecutadas. Queremos que sólo te preocupes por tener una visión de lo que deseas, porque nosotros te ayudaremos a darle forma, nos encargaremos de los cálculos y las consideraciones técnicas.

Por ésta y muchas otras razones ofrecemos nuestros servicios en todo el territorio nacional y también colaboramos con otros países de la Unión Europea.

estudio de Arquitectura

ESTUDIO DE ARQUITECTURA: Aspectos fundamentales para ayudarte a decidir

Los aspectos fundamentales de un estudio de Arquitectura, y que deben tenerse en cuenta, a la hora de proyectar una vivienda son: los elementos funcionales, los estéticos, los de confort, los de seguridad y los de ahorro energético.

En cuanto a los primeros, hay que considerar el número de personas van a habitar la vivienda, su estado físico, sus edades, los espacios de ocio y de trabajo, la posible estacionalidad de su uso, etcétera. En cuanto a los elementos estéticos, en primer lugar, habrá que considerar cómo son el entorno y las condiciones climáticas del lugar.

La estética general de la vivienda debe guardar una armonía, tanto en el interior como en el exterior. Esos pequeños detalles que se ven todos los días son lo que marca la diferencia, de estar a gusto o a disgusto. La seguridad es un punto muy importante. En nuestro estudio de Arquitectura, cuando hablamos de seguridad, no solo centramos el foco en la seguridad ante robos, sabemos que existen otros riesgos que hay que prevenir.

En lo que respecta al ahorro energético, en nuestro estudio de Arquitectura sabemos que es fundamental conseguir que las viviendas sean eficientes energéticamente, además de que es obligatorio con la nueva regulación legal.

Es importante que las viviendas sean sostenibles, ya que, además de proporcionarnos un ahorro energético y económico, son formas de cooperar con el medio ambiente y con los esfuerzos comunes sumados para construir un mundo mejor. Además, las viviendas con carácter sostenible o bioclimático, por la propia forma de ser proyectadas, proporcionan un alto nivel de confort térmico y acústico, y unas altas prestaciones en lo referente a la protección de los elementos exteriores y la calidad del aire interior.

Casa EN

En nuestro estudio de Arquitectura damos forma a esos conceptos y realizamos el correcto desarrollo de la obra para llegue a buen puerto. Para ello, realizamos una primera visita al terreno, todas las consultas técnicas al Ayuntamiento, un anteproyecto y un proyecto básico.

Así mismo, realizamos los cálculos de estructura, los proyectos de aprovechamiento energético solar, el proyecto de ejecución, estudios básicos de seguridad y salud y un estudio de gestión de residuos. Somos muy exigentes, en lo que afecta a la calidad de los materiales y en la correcta ejecución de las obras, y nuestro trabajo está visado por el Colegio Oficial de Arquitectos.

Entendemos que un proyecto de arquitectura es una obra de arte. Y, para que el artista se sienta motivado, debe existir una buena sintonía con las personas que habitarán sus creaciones.

PROYECTOS DE ARQUITECTURA

PROYECTOS DE ARQUITECTURA: Hablemos de estilos arquitectónicos

PROYECTOS DE ARQUITECTURA

Cada época está definida por un estilo arquitectónico concreto, que va variando según las nociones culturales y artísticas predominantes en el momento del que se trate. El estilo arquitectónico es el conjunto de peculiaridades y características concretas que conforman las tendencias artísticas de un determinado periodo de tiempo. Los autores contemporáneos a una época adoptan las nociones artísticas imperantes en la misma como base para sus creaciones, estandarizando las obras bajo unos patrones comunes. Esto ayuda a clasificar históricamente los diferentes edificios y proyectos de arquitectura, que pueden ser encuadrados en un estilo u otro atendiendo a unas características identitarias.

CUATRO ELEMENTOS

Los expertos en historia de la arquitectura han fijado unos criterios a la hora de clasificar las obras arquitectónicas para poder agruparlos en los diferentes estilos arquitectónicos. Se trata de cuatro elementos básicos, que definen cualquier obra: la forma de los elementos arquitectónicos, los materiales y el método de construcción empleado y el carácter espacial de la obra. Estos ítems han servido para conformar una historia de la arquitectura, que podría repasarse según las características apreciables en los edificios de cualquier ciudad o región. La cronología reflejaría las modas cambiantes, de período en período, así como otras modificaciones en materia de creencias religiosas, nuevas tecnologías de edificación, investigaciones científicas, experimentación con materiales novedosos y, por supuesto, la aparición de ideas arquitectónicas originales, fruto del estudio y la brillantez de los arquitectos.

EVOLUCION

Los criterios que definen los diferentes estilos arquitectónicos han propiciado que, en determinadas épocas, nos hayamos encontrado con la convivencia de dos o más estilos. Se trata de obras similares, pero que difieren en alguna característica, como puede ser la forma de un elemento en cuestión. Por otro lado, la evolución de un estilo arquitectónico a otro se puede propiciar de una forma gradual, variando progresivamente sus características, o de manera brusca, rompiendo totalmente con todo lo asumido anteriormente. Un ejemplo de ello se dio con el Movimiento Moderno, que encontró un lenguaje sumamente novedoso y universal, propugnando la eliminación de los regionalismos y adoptando rasgos de la industrialización, la ingeniería y la ciencia de los materiales.

RENACIMIENTO

Uno de los estilos más importantes a lo largo de la Historia ha sido el Renacimiento, que comenzó en Italia en el siglo XV y se expandió, con rasgos totalmente diferenciados, a otras regiones por toda Europa. Eso refleja el carácter migratorio de la mayoría de los estilos arquitectónicos, que se dispersan por diferentes regiones instalándose en las obras de ciudades separadas por cientos de kilómetros. Los estilos arquitectónicos, pues, suponen un referente crucial a la hora de introducirnos en la Historia del Arte Universal.

¿Servirá el colapso de un edificio para replantear cómo cuidamos de nuestras viviendas?

Desde que el pasado lunes 4 de agosto tuvo lugar el colapso del edificio situado en la calle Duquesa de Tamames de Madrid se ha hablado (en este artículo y otros) sobre las posibles causas y se ha mencionado que  había pasado la ITE en 2012, pero no se ha profundizado en el estado del edificio ni se ha hablado del deber de conservación de los propietarios.

Es cierto que si yo fuera el técnico que firmó esa ITE ya estaría camino a un país sin tratado de extradición, pero no creo que culpar al técnico solucione el problema.

Se me ocurren varias ideas sobre las cuales deberíamos hacer una reflexión tanto los técnicos y las administraciones como los propietarios y los usuarios.

En primer lugar hay que tener en cuenta que los edificios son organismos vivos, en el sentido en que se transforman, cambian de uso y sufren el paso del tiempo. Esta afirmación puede parecer trivial, pero no lo es. Recuerdo que hace unos años tuve una discusión con un familiar sobre este tema. Él no entendía que su casa, conforme se hacía vieja, iba necesitando más reparaciones, arreglos y cuidados, exactamente igual que las personas y los coches. Creo que esta última comparación la entendió, ya que era mecánico. Este tiene que ser el primer paso: concienciar de la ciudadanía de que el mantenimiento y vigilancia de sus viviendas, la mayor inversión que hacemos en la vida, no es un capricho o una imposición, sino una necesidad.

Parece sorprendente, siguiendo con el símil automovilístico, que cualquier usuario asuma como normal pagar 300€ por una revisión o 50€ por una ITV periódica y no hacer lo mismo por la ITE de su vivienda. Se puede decir que el mantenimiento del coche es una cuestión de seguridad, y estamos de acuerdo. Teniendo en cuenta lo ocurrido el lunes, deberemos estar todos de acuerdo en que el mantenimiento de un edificio también lo es. ¿Por qué entonces una parte de la sociedad entiende la ITE como un trámite obligatorio? (También sería interesante saber cuantos pasaríamos la ITV al coche si no fuera por la Guardia Civil).

IMG_6976Desprendimiento del hormigón en pilares de planta baja. Esas placas se quitaron con la mano, incluidos algunos trozos de armadura

En los últimos años se han dado pasos importantes para poner en conocimiento de los usuarios el funcionamiento del edificio en el que viven. Uno de ellos es el “libro del edificio”, que no deja de ser un manual de instrucciones que nos indica como debemos actuar para realizar un mantenimiento correcto y mantener las condiciones correctas de uso durante la vida útil del edificio, e incluso ampliarla.

Es en este punto, antes de ir más allá, cuando debemos apuntar que, por mucho que nos pese, la inversión en vivienda no termina, ni mucho menos, cuando se adquiere, ni cuando se termina de pagar la hipoteca. Plantear la inversión de toda una vida sin tener en cuenta ciertos costes de mantenimiento es un grave error, y desconocerlo implica sorpresas… muchas y cuantiosas sorpresas.

IMG_6826A nadie le debe gustar que le caiga encima un trozo del balcón de su vecino

Pero este “manual de instrucciones”, que esperemos que no se quede junto al de la lavadora, la tele y el video (si ese VHS que seguimos conservando), sólo lo tienen las viviendas que se han construido en los últimos años y, en muchos casos, ni siquiera ha llegado a manos de los propietarios.

El parque de vivienda en España ha ido envejeciendo y los cascos urbanos están repletos de edificios de los años 50, 60 y 70, levantados en unas circunstancias sociales y económicas determinadas y con unos criterios de calidad muy livianos, cuando no inexistentes. Si a esto sumamos una cultura del mantenimiento muy escasa, las consecuencias son sucesos como el de este lunes.

La implantación de las diferentes figuras (ITE, ITV, IEE, etc) trata de paliar este déficit, mediante la realización de inspecciones realizadas por técnicos competentes. Y aquí es donde empiezan muchos problemas, en lugar de solucionarse.

El primero de todos ellos es la percepción por parte de buena parte de la sociedad de que se trata de un impuesto, una obligación… un papel, sobre todo a la hora de pagarlo. Posiblemente una parte de la culpa de esta situación la tengamos los propios técnicos o la administración, pero es una parte pequeña y tiene que ver con la comunicación: quizá se debería haber explicado que el objetivo es la seguridad, y no (sólo) el negocio. Porque todo el mundo debe comprender que la inspección de viviendas es un trabajo especializado, cuyo resultado debe ser la mejora de las condiciones de uso del edificio,  que tiene una responsabilidad y que debe realizar un técnico que, admitámoslo, tiene la manía de comer todos los días (¿a quién se le ocurre?).

Otro de los problemas es la redacción de las normativas, que definen los trabajos a realizar como “inspección visual”, cuando en muchos casos es imposible detectar fallos, en algunos casos estructurales, con una simple inspección visual. Pero claro, no es lo mismo decirle a un usuario que va a ir alguien a visitar su vivienda y que tendrá que pagar 100€ (por ejemplo, y redondeando) que decirle que tendrán que entrar, picar los falsos techos (o lo que sea) y reponerlos y que la broma le va a salir por 400€.

También las normativas hablan de “técnicos competentes”, en algunos casos definiendo más o menos titulaciones. Pues bien, ni todas las titulaciones son competentes, ni dentro de todas las que sí se pueden suponer competentes todos los técnicos lo son. Por poner un ejemplo sencillo: ¿cuántos técnicos serían capaces de reconocer un hormigón con aluminosis?.

aluminosisEsta podría ser una vigueta con aluminosis… o no

No se trata de despreciar las capacidades de cada uno, capacidades que en muchos casos se adquieren únicamente con la experiencia. Se trata de hacer un ejercicio de responsabilidad, y de saber cuales son las limitaciones de cada uno. Por la sencilla razón de que cualquiera, cuando tenemos que hacer una revisión de corazón, preferimos un cardiólogo a un podólogo (y viceversa). Y porque siendo podólogo no se nos ocurriría diagnosticar una enfermedad cardiaca.

¿La solución es limitar las titulaciones necesarias? Puede ser, pero no sólo debe ser esa. ¿La solución es hacer un examen, a modo de título de especialización? No lo creo, por lo subjetiva que es la disciplina.

La solución es mucho más sencilla: se trata de, como he dicho antes hacer un ejercicio de responsabilidad, al igual que se lo hemos pedido en párrafos anteriores a los usuarios, actuando en los campos que nos son conocidos y, en los casos en los que haya la más mínima duda, acudir a los especialistas.

Posiblemente debamos aprender de los médicos, de cabecera y especialistas, para empezar a tratar a los edificios como pacientes y no como objetos. Si todos los agentes (usuarios, mediadores, administración y técnicos) empezamos a entender que el cuidado de un edifico es algo muy serio, estaremos en el comienzo de una nueva forma de entender los edificios donde vivimos.

 

El incierto futuro del Edificio España de Madrid

Esta mañana ha vuelto a saltar a la actualidad la situación del Edificio España de Madrid, tal y como se muestra en este artículo publicado por El País. La historia de este edificio en los últimos años ha sido compleja y la situación actual no parece que sea mucho mejor que hace unos años, cuando su principal problema era el abandono.

No voy a entrar en desarrollar todo el proceso que ha llevado al edificio a encontrarse en la encrucijada en la que se encuentra, sino que sólo voy a hablar de un par de ideas que me han  surgido al leer el artículo. Espero que esas ideas nos sirvan para iniciar un debate, o una charla, o una conversación, o un intercambio…

Antes de nada, para aquellos que no lo conozcan, el Edificio España fue construido entre 1948 y 1953, bajo la dirección de José María y Julián Otamendi y, en el momento de su finalización era el edificio más alto de Europa, con 111 metros de altura. En su día constituyó un hito constructivo y estructural, además de un símbolo para la ciudad. Desde entonces, y junto con la Torre de Madrid, pasó a formar parte del paisaje urbano de Madrid, definiendo la Plaza de España y el final de la Gran Vía.

Edificio_España_contranviaEl Edificio España en una imagen de época, véanse los tranvías (fotografía tomada prestada de aquí)

En el momento actual, el edificio es propiedad del grupo empresarial chino Dalian Wanda, que lo adquirió con el fin de rehabilitarlo y ponerlo en funcionamiento como hotel, centro comercial y/o algunas cosas más. Como es lógico, un edificio de su época presenta grandes problemas de distribución para poder dar servicio a algunos de esos usos, y supongo que esa fue la razón para que el nivel de protección se bajara de nivel 3 a nivel 2, permitiendo que se demoliera la estructura.

Una vez modificado el nivel de protección, los expertos del grupo Wanda resulta que descubren que es inviable demoler la estructura y mantener la fachada ¿De verdad nadie se había dado cuenta antes? ¿A nadie se le ocurrió que eso es una barbaridad? Por supuesto, los reputados expertos lo sabían, lo tenían muy claro, porque desde el principio sabían que lo que querían era desmontar el edificio completo. Lo que me preocupa es que a nadie en Madrid se le ocurriera… ¿o sí se le ocurrió? Eso es todavía más preocupante.

Como solución, al grupo Wanda (supongo que a sus reputados expertos) se le ha ocurrido desmontar y reconstruir la fachada piedra a piedra… bueno, ladrillo a ladrillo, lo cual parece igual, pero no es lo mismo. A mi se me ocurre una idea mejor: dar marcha atrás, devolverle la protección y mantener la estructura… ah! y solucionar el problema de la distribución con inteligencia y no con la piqueta.

Edificio EspañaFachada principal del Edificio España (fotografía tomada prestada de aquí)

Bien, el problema está ahí y hay que llegar a una solución. Como hemos visto es un problema complejo, a nivel técnico, a nivel administrativo y a nivel económico. Lo lógico sería que se llegara a una solución técnica factible, económicamente viable y que supusiera un impulso para la ciudad. Y en este punto es cuando el Decano del Colegio de Arquitectos de Madrid propone la celebración de un referéndum (o consulta, o como quieran llamarlo) para que la ciudadanía decida que hacer.

Mis preguntas son: ¿los ciudadanos de Madrid tienen la información (y con eso quiero decir también formación) suficiente para decidir si se debe demoler o mantener? ¿La formalización de la ciudad la tienen que decidir los ciudadanos a golpe de voto? ¿Tiene el mismo valor el voto de un comerciante de la zona, de un obrero que espera conseguir un trabajo y el de una señora de Vallecas? (No hablo de formación, sino de cercanía al problema) ¿Porqué pueden votar los madrileños y no podemos hacerlo el resto? Lo digo porque a mi el edificio me gusta, yo votaría no… o sí, depende de la pregunta.

No creo que una consulta ciudadana, por mucho que esté de moda hablar de ellas, sea útil ni consecuente, sobre todo porque en muchos casos se vota con el estómago y no con la cabeza. Y si esto sale adelante ¿se hará un referéndum para cada edificio protegido? o lo que es peor ¿para desprotegerlo?

Plaza de EspañaVista de la Plaza de España, con el Edificio España y la Torre de Madrid (fotografía tomada prestada de aquí)

En la calidad arquitectónica del edificio no voy a entrar, aunque mi opinión, si vale de algo, es que se debería mantener y darle uso (que es la única forma de que sobreviva). En cualquier caso, lo que admite poca discusión es que se trata de un edificio que ya tiene su lugar en la ciudad, que forma parte de su historia y de su paisaje y que, sólo por eso merece la pena ser conservado.

Creo que este es el primer artículo de opinión que publico en el blog. Que sea el último o no depende de dos cosas: por un lado de noticias futuras que, como ésta, me susciten dudas, preguntas o preocupaciones, y por otro lado, que mis queridos lectores se animen y entren al trapo. Yo he abierto el debate para eso, anímense.

* Sólo un día después del artículo mencionado, El País publica este otro. Quien ya haya leído el artículo anterior, puede quedarse con los tres últimos párrafos (el resto es exactamente lo mismo). Parece que se descarta la “consulta” (lo cual, por otro lado, era lógico) y que los técnicos de Urbanismo contestarán en el sentido de mantener la fachada manteniendo, a su vez, la estructura necesaria. La propuesta de Ricardo Aroca es similar, e igualmente válida a nivel técnico… ¿Será también válida para Wanda? Me temo que no les va a gustar el “esto es lo que hay, arréglatelas como puedas”.

En cualquier caso, parece que el Ayuntamiento de Madrid está adoptando la postura lógica, y se agradece.

Nuevos descubrimientos en Villa Adriana

Hoy os dejo una noticia sobre el descubrimiento de cinco nuevos edificios en Villa Adriana:

http://redhistoria.com/desentierran-cinco-edificios-en-la-villa-adriana/

Hace muchos años que estuve en visitando Villa Adriana, en el 2003, pero recuerdo perfectamente la impresión que me causó ver la maqueta de lo que habría sido la villa original. Paseando por todas las estructuras te haces una ligera idea de la grandeza de los edificios y de los jardines, pero es posteriormente, cuando ves el inmenso tamaño de lo que tuvo que ser.

Este nuevo descubrimiento implica que la “ciudad” de Adriano es aún mayor de lo que se pensaba. Y si, la ciudad es de Adriano, pero no sólo porque la mandara construir él, sino porque tuvo un gran interés por la arquitectura y participó activamente en su diseño y construcción.

Tengo que recuperar las fotos (hechas en papel, con una Minolta legendaria) y colgaré un pequeño reportaje en los próximos días.

La mayor parte de las personas que visitan Roma no se desplazan a visitar Villa Adriana. Es normal, hay que desplazarse y, teniendo en cuenta los transportes en Roma, no es sencillo. Hay que proponérselo en serio. Pero para aquellos que vayan a estar una buena temporada en Roma es una forma muy agradable de pasar una tarde, para dar un paseo y relajarse (puedes incluso llevar la merienda) rodeado de historia, de naturaleza y de arquitectura.

Os dejo, de momento, la página oficial del sitio:

http://www.villaadriana.beniculturali.it/

 

Et in ArQadia Ego

Hola a todos!

Si por casualidad (o algún error por mi parte) alguien entra en el Blog en los próximos días no creo que encuentre nada interesante. Siento haberos hecho perder unos minutos de vuestro tiempo.

Ahora mismo estoy iniciándome en estas cosas, haciendo pruebas y tratando de ponerlo en marcha. Piano, piano.

Eso sí, intentadlo otra vez dentro de unos días. Igual os sorprendo!!

Por si tenéis curiosidad, la imagen es de uno de los patios menos conocidos de los Reales Alcázares de Sevilla, el Patio del Yeso, aunque creo que también es de los que tiene más encanto.

Muchas gracias!