REHABEND 2016. Reseña sobre el congreso de Patología en la Construcción, Tecnología de la Rehabilitación y Gestión del Patrimonio

La semana pasada, del 24 al 27 de mayo de 2016, se celebró en Burgos el 6º Congreso REHABEND 2016, sobre Patología en la Construcción, Tecnología de la Rehabilitación y Gestión del Patrimonio. Durante el mismo se presentaron en torno a 300 contribuciones de carácter científico-técnico en el campo de la Intervención en el Patrimonio arquitectónico.

JST Arquitectura estuvo allí presentando parte de los resultados de los trabajos que se han realizado sobre la Iglesia de San Pedro ad Víncula en Vallecas. El artículo presentado en el congreso lo pueden leer aquí y pueden ampliar la información en artículos previos de este mismo blog, aquí.

Pero el objeto de este post no es tanto el contenido de nuestra intervención como realizar una breve reseña del desarrollo del congreso.

En esta sexta edición, el congreso se ha celebrado en el Hospital del Rey, sede en la actualidad de la facultad de Derecho y del Rectorado de la Universidad de Burgos.  Esta institución fue fundada a finales del s.XII por el rey Alfonso XIII, al amparo del Monasterio de la Huelgas, para el cuidado de los peregrinos que recorrían el Camino de Santiago y de enfermos pobres.

Hospital del Rey. Puerta de los RomerosHospital del Rey. Puerta de los Romeros

Hospital del Rey. Patio de los Romeros y torre de la IglesiaHospital del Rey. Patio de los Romeros y torre de la Iglesia.

El conjunto es, en su mayor parte, de estilo renacentista del s. XVI, aunque se conservan elementos medievales que conviven con la iglesia barroca y dependencias contemporáneas. Se accede al conjunto por la Puerta de los Romeros, símbolo de la Universidad de Burgos, que da paso al patio del mismo nombre, en el cual destaca el esbelto pórtico renacentista que da acceso a la iglesia (en la imagen anterior).

Hospital del Rey. Casa de los RomerosHospital del Rey. Detalle de la casa de los Romeros.

Hospital del Rey. Casa de los SacristanesHospital del Rey. Casa de los Sacristanes.

Teniendo en cuenta el tema que desarrolla el congreso, resulta muy oportuna la elección de un edificio histórico en el que se ha realizado una importante rehabilitación, premio Europa Nostra en 1992, que ha permitido la recuperación y mantenimiento en uso de un importante Bien de Interés Cultural.

Hospital del rey. Patio de Comendadores.Hospital del Rey. Patio de Comendadores.

Pero más allá del continente, lo realmente importante en este tipo de eventos es el contenido, es decir, la aportación de todos los investigadores al conocimiento en la materia.

El número de artículos presentados (en torno a los 300, como ya hemos dicho) y el amplio abanico de procedencia de los mismos, indica el interés que despierta el Patrimonio y su relevancia creciente en los círculos de investigación, principalmente en el entorno universitario. El problema se presenta precisamente por ese gran número de ponentes, que impide seguir y asistir a la mayor parte de las ponencias y hace necesaria una planificación previa para poder discriminar las más interesante para cada asistente (planificación que, en cuanto comienzan el congreso, suele trastocarse, pero que hay que hacer para no ir a ciegas de sala en sala). Por la misma razón, el tiempo para las presentaciones se limitaba a un máximo de 12 minutos, por lo se convirtieron, en su mayor parte, en una simple introducción de los trabajos y, en el mejor de los casos, un resumen de los resultados y las conclusiones.

Afortunadamente la documentación del congreso incluye el libro editado con todos los artículos presentados, en formato digital, por lo que, en realidad, el congreso continuará para cada uno leyendo y poniéndose en contacto con quien considere interesante.

Rehabend 2016 - PonenciasPonencia de Gehan Hamdy, de la Universidad de Benha, situada al norte de El Cairo (Egipto).

Rehabend 2016 - Ponencia José Santos TorresY nuestra ponencia.

Es evidente que en este tipo de eventos lo realmente importante es establecer relaciones entre los que se dedican a una misma materia o a un aspecto concreto de la investigación en torno al Patrimonio. Estas relaciones, para las que están perfectamente previstos los cafés, las comidas y las visitas, me han llevado a hacerme una pregunta que, en definitiva, es una las carencias de este tipo de congresos.

En un par de ocasiones durante esos tiempos de descanso, la pregunta que me han hecho cuando he conocido a alguien ha sido: ¿de qué Universidad eres?. Y sí, es cierto que tenían muchísimas posibilidades de acertar, de que yo perteneciera a una Universidad. También es cierto, por otro lado, que doy clase en la Universidad de Valladolid y que estoy haciendo la Tesis en la misma, aunque en otro departamento que no tiene nada que ver con la docencia, pero el objeto de mi artículo no es fruto de una investigación realizada en la Universidad sino del desarrollo de un trabajo profesional.

La presencia de profesionales o empresas, más allá de aquellas empresas patrocinadoras que van a vender sus productos, es muy escasa y el congreso se desarrolla en su mayor parte en torno a la investigación en el ámbito universitario.

Se echa de menos la participación de profesionales dedicados a la rehabilitación fuera de ese ámbito, estudios de arquitectura o de ingeniería, empresas especialistas en rehabilitación o gestoras del Patrimonio, que aporten su visión concreta del estado de la disciplina y de sus experiencias sobre trabajos reales, sobre la aplicación de la investigación en la empresa. Estoy seguro que la diferencia, en los condicionantes, en los medios y en las necesidades, entre el mundo empresarial y el universitario proporcionaría un intercambio de conocimientos muy útil y muy enriquecedor para la intervención en el Patrimonio a todos los niveles (pero cuidado, no me refiero a ir a vender, que para eso están las ferias).

Catedral de BurgosCimborrio de la Catedral de Burgos

En cualquier caso, la asistencia es este tipo de eventos es siempre productiva, porque es difícil no encontrar trabajos que tengan interés y, en este caso, algunos de los ponentes han aportado ideas y propuestas que seguro contribuirán al desarrollo de la técnica en el sector del Patrimonio, en ramas tan diferentes como la fotogrametría, el análisis estructural, el estudio frente a la acción de sismos, la monitorización o los estudios estadísticos.

Cartuja de MirafloresBóvedas de la iglesia de la Cartuja de Miraflores

Y si entre todos los trabajos presentados no se encuentra nada de interés, siempre será interesante hacer las visitas propuestas a la ciudad y a su Patrimonio, que en este caso fueron la Cartuja de Miraflores y el Museo de la Evolución y la Catedral de Burgos, pero eso es otra historia…

Burgos - Museo de la Evolución

* Todas las fotografías son obra del autor. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor.

La Basílica de San Vicente en Ávila

Cuando a uno le mencionan la ciudad de Ávila, inmediatamente la imagen que le viene a la cabeza es la de las imponentes murallas que protegen su casco histórico, unas de las mejor conservadas del mundo. Pero Ávila (del Rey, de los Leales y de los Caballeros) no es sólo una ciudad amurallada sino que goza, tanto intramuros como extramuros, de un importantísimo patrimonio histórico artístico dentro del cual destaca, por su presencia física y en el desarrollo de la ciudad, la Basílica de los Santos Hermanos Mártires Vicente, Sabina y Cristeta.

Más conocido como Basílica de San Vicente, el edificio se encuentra situado extramuros, frente a la puerta noroeste de la muralla (llamada hoy día, por motivos obvios, puerta de San Vicente). Se trata de uno de los puntos más altos de la ciudad, desde el cual se domina una amplia vaguada al norte.

Basílica de San Vicente en Ávila - Detalle del pórtico surDetalle del pórtico de la fachada sur

Como es habitual en este tipo de conjuntos, su construcción se dilató durante varios siglos y, por tanto, es posible observar el desarrollo de diferentes estilos artísticos entre los siglos XII y XV. En el estado actual tiene planta de cruz latina con tres naves, dos naves laterales y una nave central de mayor altura a la que se abre un triforio sobre las naves laterales y un claristorio que ilumina el interior, y tres ábsides de plantas semicircular en la cabecera.

El recorrido del visitante por la ciudad le llevará, sea cual sea, a la Plaza de San Vicente, la cual abre un amplio espacio a la fachada sur de la Basílica, a lo largo de la cual se desarrolla un amplio pórtico de granito del siglo XV.

Basílica de San Vicente en Ávila - Portada sur del cruceroPortada sur

La primera fase de los trabajos, desarrollada en el siglo XII en un claro estilo románico, incluye los ábsides, la cripta, los brazos del crucero y las naves hasta una primera altura, la de las naves laterales. Entre los elementos más importantes de esta etapa destaca el triple ábside de la cabecera y  la portada sur.

Con la habitual configuración de ábside mayor flanqueado por los dos ábsides menores, llama la atención su gran altura, debida a la pendiente del terreno y a la existencia de la cripta.

Basílica de San Vicente en Ávila - Fachada principalTorres y nártex de acceso

Hacia mediados de siglo, en torno a 1160, se levantaron las torres de distinta altura a los pies de las naves laterales y el nártex de acceso, cubierto por una decorada bóveda nervada y con un balcón sobre la portada que, además de conectar ambas torres se abre a la nave principal.

El pórtico, cuyo tímpano se divide en dos, está cubierto por cinco arquivoltas de medio punto muy decoradas sustentadas por figuras de los apóstoles.

Basílica de San Vicente en Ávila - NartexBóveda nervada que cubre el nártex

Basílica de San Vicente en Ávila - Detalle de portada oestePortada occidental, muy  amplia y decorada

A finales del siglo XII se produce un cambio en el desarrollo de la construcción, con la entrada de un taller borgoñón, que supuso el progresivo cambio de estilo del románico a un primer gótico.

El interior se organiza en tres naves, que descargan sobre los muros exteriores y grandes pilares cruciformes con una decoración muy sobria. Las naves laterales están formadas por gruesos arcos fajones y bóvedas de arista, en un estilo que indica que, al menos, se inició en la primera fase.

Basílica de San Vicente en Ávila - Nave lateralVista de la nave lateral, con sus imponentes arcos fajones de medio punto 

La nave central se cubre con bóvedas de crucería con nervios muy marcados, formadas por arcos perpiaños y formeros ligeramente apuntados, en un estilo románico pero como germen del primer gótico.

Basílica de San Vicente en Ávila - Nave centralVista de las bóvedas de la nave central

Basílica de San Vicente en Ávila - Nave central 2Vista de la nave central, incluyendo los arcos formeros de la nave lateral, el triforio y el claristorio

Tras este periodo borgoñón, se inició uno de inactividad durante el cual la iglesia sufrió serios deterioros a causa del abandono, llegando a temerse por su ruina. A ello se añadió el asiento de dos de los grandes pilares de los arcos torales. Las obras de reparación y finalización, ordenadas por el rey Alfonso X el Sabio, no finalizaron hasta principios del siglo XIV, con el levantamiento del cimborrio, de planta cuadrada y cubierto por una imponente bóveda de crucería octogonal muy decorada.

Basílica de San Vicente en Ávila -  CimborrioBóveda de crucería del cimborrio

Tras su finalización y después de más de cinco siglos de existencia y de ciertas intervenciones que no variaron la esencia del la misma, la Basílica de San Vicente fue objeto de varias restauraciones importantes entre mediados del siglo XIX y principios del siglo XX, dirigidas por los arquitectos Hernández Callejo, Vicente Miranda y, sobre todo, Repullés y Vargas, con criterios historicistas.

* Todas las fotografías son obra del autor. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor.

**Este post es simplemente un acercamiento personal y superficial a un edificio que, como la mayor parte de los de su tipo, ha tenido un desarrollo muy complejo y una vida azarosa. Quien quiera conocer en profundidad la Basílica de San Vicente en profundidad debe consultar sin duda alguna la magnifica tesis doctoral de Pedro Feduchi, para aprender sobre Ávila y su arquitectura en esos siglos:
FEDUCHI CANOSA, P., La Basílica de San Vicente de Ávila, Tesis doctoral, Escuela Técnica Superior de Arquitectura. Universidad Politécnica de Madrid, 2007.

La Ciudad Vieja de Melilla (I): Los recintos segundo y tercero

El recinto fortificado de Melilla es, desde hace siglos, un punto estratégico para el control marítimo del Mediterráneo. Así, han existido desde la antigüedad asentamientos púnicos, romanos o mauritanos, entre otros, hasta levantamiento de las fortificaciones que existen actualmente.

El conjunto está compuesto por cuatro diferentes recintos amurallados. El primer recinto se asienta sobre la península natural que se adentra en el mar Mediterráneo y fue construido durante el siglo XVI, los recintos segundo y tercero se edificaron, entre los siglos XVII y XVIII en el istmo que une dicha península con el continente africano y el cuarto recinto forma la cerca exterior e incluye el resto de los recintos, protegiendo el conjunto de incursiones desde el continente.

Mapa de los recintos fortificadosPlano de los recintos fortificados, tomado de Melillalavieja.com

1. Frente de la Marina   2. Plaza de la Maestranza   3. Plaza del Estopiñán o del Gobernador   4. Calle de San Miguel   5. Calle Miguel Acosta   6. Calle Alta    7. Plaza de Doña Adriana    8. Frente de Levante    9. Hospital del Rey  10. Murallas de la Cruz o Trápana    11. Baluarte de la Concepción    12. Frente de Tierra   13. Plaza de Armas   14. Foso de Hornabeque   15. Vista desde la antigua plaza de los Carros    16. Foso de los Carneros    17. Murallas de la Alcazaba    18. Murallas del Cuarto Recinto   19. Fuertes de las Victorias    20. Vistas desde el mar

En la actualidad, tras importantes intervenciones de restauración, los recintos fortificados se encuentran en un excelente estado de conservación.

Desde la ciudad moderna es posible acceder a la Ciudad Vieja por varios puntos. Uno de ellos se abre desde la actual Plaza de la Tres Culturas (15) por el foso del Hornabeque (14). Se trata de la zona más baja de la fortificación y a través de ella es posible acceder, mediante una serie de plataformas, rampas y escaleras, al resto de la misma y a la propia Ciudad Vieja.

Melilla - Acceso por el foso del HornabequeAcceso al segundo recinto fortificado por el foso del Hornabeque

Tras las importantes intervenciones llevadas a cabo, los elementos que la componen se encuentran en muy buen estado. Desde el desconocimiento de su estado anterior, parece una intervención muy respetuosa, ya que los materiales y los elementos que la componen trasladan al visitante a la época en los que la fortaleza tenía realmente un uso militar. Toda la zona correspondiente al y tercer recinto se ha convertido en un agradable entorno para la visita y para las vistas al mar Mediterráneo y del resto de la Ciudad Vieja.

Melilla - Foso del HornabequeFoso del Hornabeque

Una vez entra el visitante en esta primera zona, lo que más llama la atención es la superposición de los volúmenes, formados sobre todo por planos inclinados y superficies curvas, que dan forma al recorrido. Y es este recorrido, esta promenade architecturale la que convierte este espacio de uso militar en un elemento puramente arquitectónico, que tiene sentido en sí mismo y a través de las vistas hacia el entorno.

Se trata de un elemento que no hay que ver desde fuera, sino que hay que visitar, recorrer y “ver hacia el exterior”.

P1100464Baluarte de San Pedro y cala de los Galápagos, desde el Torreón de las Cinco Palabras, en el tercer recinto

Melilla - Foso del Hornabeque

Puente sobre el foso del Hornabeque

Cruzando el foso por el puente se accede al segundo recinto, formado por la Plaza de Armas (13) y los baluartes que la rodean, el de San Pedro y el de San José. Se trata de una plaza abierta y escalonada, bajo la cual se encuentran los calabozos del antiguo presidio.

Sobre el foso de Santiago, atravesando la puerta del mismo nombre y el túnel de Santa Ana, se accede al primer recinto en la Plaza de la Maestranza, donde se encuentran los antiguos aljibes. Éstos se construyeron a finales del siglo XVI y se mantuvieron en uso, para los habitantes de la ciudad, hasta el año 1947.

P1100475Bóveda sobre las salas que forman la Puerta de Santiago

P1100476Fachada de acceso a los aljibes, donde se aprecia la huella de la antigua rampa por la que se accedía al nivel superior

Desde esta plaza comienza la visita al primer recinto, que hoy día continua habitado y cuyas estrechas callejuelas nos conducirán a interesantes edificios civiles, militares y religiosos y a las maravillosas vistas que la rodean. Pero eso será en el próximo post.

* Todas las fotografías son obra del autor, excepto aquellas en las que se especifica lo contrario. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor. Gracias.

Nuestro Patrimonio es nuestra Historia

Cada vez que entraba en esa habitación los ojos se le iban sin remedio a esa atestada estantería.

Con apenas 10 años sabía que no debía tocarlos, que eran muy frágiles, pero la tentación era muy fuerte. Aprovechando que él no estaba se subía a la cama y los tocaba, pasando los dedos por los lomos, como si fuera un piano.

Unos estaban nuevos, otros tenían las esquinas gastadas: llevaban una vida mucho más intensa. De vez en cuando aparecían títulos diferentes. Algunos tenían una funda de plástico, la fruta prohibida.

Leía una y otra vez: La Canción de Juan Perro, Rattle and Hum, Kiss me, Kiss me, Kiss me… acariciando las letras.

Un día la tentación fue mayor que la responsabilidad. Quizá había escuchado esa Love Song en la radio y necesitaba “ver” Pictures of You o La Estatua del Jardín Botánico. Ese día, cuando levantó la aguja y la posó con cuidado sobre el vinilo comenzó a poner banda sonora a su vida.

Años después, cuando, acompañado por la mujer de su vida, cruzaba conduciendo el puente de Brooklyn, escuchaba en su cabeza Hey Manhattan!. Y sonreía.

 

P1110328a

 

*Este micro relato está basado en hechos reales. Las dos personas, además del protagonista, que aparecen en él lo saben, o deben saberlo. A ambos: Gracias!!

**Puede parecer que este post no tiene nada que ver con la temática del blog, pero en realidad tiene mucho que ver. Trata de cual es el Patrimonio de cada uno y de como debemos entenderlo. Uno de los míos es la música. ¿Cuál es el vuestro?

***El relato forma parte del curso “Nuevas Estrategias para salvar el Patrimonio Cultural” de la Universidad de Valladolid. La primera estrategia se basa en saber qué es para cada uno el Patrimonio… así que a ponerse a ello.

¿Servirá el colapso de un edificio para replantear cómo cuidamos de nuestras viviendas?

Desde que el pasado lunes 4 de agosto tuvo lugar el colapso del edificio situado en la calle Duquesa de Tamames de Madrid se ha hablado (en este artículo y otros) sobre las posibles causas y se ha mencionado que  había pasado la ITE en 2012, pero no se ha profundizado en el estado del edificio ni se ha hablado del deber de conservación de los propietarios.

Es cierto que si yo fuera el técnico que firmó esa ITE ya estaría camino a un país sin tratado de extradición, pero no creo que culpar al técnico solucione el problema.

Se me ocurren varias ideas sobre las cuales deberíamos hacer una reflexión tanto los técnicos y las administraciones como los propietarios y los usuarios.

En primer lugar hay que tener en cuenta que los edificios son organismos vivos, en el sentido en que se transforman, cambian de uso y sufren el paso del tiempo. Esta afirmación puede parecer trivial, pero no lo es. Recuerdo que hace unos años tuve una discusión con un familiar sobre este tema. Él no entendía que su casa, conforme se hacía vieja, iba necesitando más reparaciones, arreglos y cuidados, exactamente igual que las personas y los coches. Creo que esta última comparación la entendió, ya que era mecánico. Este tiene que ser el primer paso: concienciar de la ciudadanía de que el mantenimiento y vigilancia de sus viviendas, la mayor inversión que hacemos en la vida, no es un capricho o una imposición, sino una necesidad.

Parece sorprendente, siguiendo con el símil automovilístico, que cualquier usuario asuma como normal pagar 300€ por una revisión o 50€ por una ITV periódica y no hacer lo mismo por la ITE de su vivienda. Se puede decir que el mantenimiento del coche es una cuestión de seguridad, y estamos de acuerdo. Teniendo en cuenta lo ocurrido el lunes, deberemos estar todos de acuerdo en que el mantenimiento de un edificio también lo es. ¿Por qué entonces una parte de la sociedad entiende la ITE como un trámite obligatorio? (También sería interesante saber cuantos pasaríamos la ITV al coche si no fuera por la Guardia Civil).

IMG_6976Desprendimiento del hormigón en pilares de planta baja. Esas placas se quitaron con la mano, incluidos algunos trozos de armadura

En los últimos años se han dado pasos importantes para poner en conocimiento de los usuarios el funcionamiento del edificio en el que viven. Uno de ellos es el “libro del edificio”, que no deja de ser un manual de instrucciones que nos indica como debemos actuar para realizar un mantenimiento correcto y mantener las condiciones correctas de uso durante la vida útil del edificio, e incluso ampliarla.

Es en este punto, antes de ir más allá, cuando debemos apuntar que, por mucho que nos pese, la inversión en vivienda no termina, ni mucho menos, cuando se adquiere, ni cuando se termina de pagar la hipoteca. Plantear la inversión de toda una vida sin tener en cuenta ciertos costes de mantenimiento es un grave error, y desconocerlo implica sorpresas… muchas y cuantiosas sorpresas.

IMG_6826A nadie le debe gustar que le caiga encima un trozo del balcón de su vecino

Pero este “manual de instrucciones”, que esperemos que no se quede junto al de la lavadora, la tele y el video (si ese VHS que seguimos conservando), sólo lo tienen las viviendas que se han construido en los últimos años y, en muchos casos, ni siquiera ha llegado a manos de los propietarios.

El parque de vivienda en España ha ido envejeciendo y los cascos urbanos están repletos de edificios de los años 50, 60 y 70, levantados en unas circunstancias sociales y económicas determinadas y con unos criterios de calidad muy livianos, cuando no inexistentes. Si a esto sumamos una cultura del mantenimiento muy escasa, las consecuencias son sucesos como el de este lunes.

La implantación de las diferentes figuras (ITE, ITV, IEE, etc) trata de paliar este déficit, mediante la realización de inspecciones realizadas por técnicos competentes. Y aquí es donde empiezan muchos problemas, en lugar de solucionarse.

El primero de todos ellos es la percepción por parte de buena parte de la sociedad de que se trata de un impuesto, una obligación… un papel, sobre todo a la hora de pagarlo. Posiblemente una parte de la culpa de esta situación la tengamos los propios técnicos o la administración, pero es una parte pequeña y tiene que ver con la comunicación: quizá se debería haber explicado que el objetivo es la seguridad, y no (sólo) el negocio. Porque todo el mundo debe comprender que la inspección de viviendas es un trabajo especializado, cuyo resultado debe ser la mejora de las condiciones de uso del edificio,  que tiene una responsabilidad y que debe realizar un técnico que, admitámoslo, tiene la manía de comer todos los días (¿a quién se le ocurre?).

Otro de los problemas es la redacción de las normativas, que definen los trabajos a realizar como “inspección visual”, cuando en muchos casos es imposible detectar fallos, en algunos casos estructurales, con una simple inspección visual. Pero claro, no es lo mismo decirle a un usuario que va a ir alguien a visitar su vivienda y que tendrá que pagar 100€ (por ejemplo, y redondeando) que decirle que tendrán que entrar, picar los falsos techos (o lo que sea) y reponerlos y que la broma le va a salir por 400€.

También las normativas hablan de “técnicos competentes”, en algunos casos definiendo más o menos titulaciones. Pues bien, ni todas las titulaciones son competentes, ni dentro de todas las que sí se pueden suponer competentes todos los técnicos lo son. Por poner un ejemplo sencillo: ¿cuántos técnicos serían capaces de reconocer un hormigón con aluminosis?.

aluminosisEsta podría ser una vigueta con aluminosis… o no

No se trata de despreciar las capacidades de cada uno, capacidades que en muchos casos se adquieren únicamente con la experiencia. Se trata de hacer un ejercicio de responsabilidad, y de saber cuales son las limitaciones de cada uno. Por la sencilla razón de que cualquiera, cuando tenemos que hacer una revisión de corazón, preferimos un cardiólogo a un podólogo (y viceversa). Y porque siendo podólogo no se nos ocurriría diagnosticar una enfermedad cardiaca.

¿La solución es limitar las titulaciones necesarias? Puede ser, pero no sólo debe ser esa. ¿La solución es hacer un examen, a modo de título de especialización? No lo creo, por lo subjetiva que es la disciplina.

La solución es mucho más sencilla: se trata de, como he dicho antes hacer un ejercicio de responsabilidad, al igual que se lo hemos pedido en párrafos anteriores a los usuarios, actuando en los campos que nos son conocidos y, en los casos en los que haya la más mínima duda, acudir a los especialistas.

Posiblemente debamos aprender de los médicos, de cabecera y especialistas, para empezar a tratar a los edificios como pacientes y no como objetos. Si todos los agentes (usuarios, mediadores, administración y técnicos) empezamos a entender que el cuidado de un edifico es algo muy serio, estaremos en el comienzo de una nueva forma de entender los edificios donde vivimos.

 

Soluciones de Arquitectura Tradicional: los huecos en la antigua Hospedería de la Peña de Francia (Salamanca)

 Al sur de la provincia de Salamanca se encuentra la Peña de Francia, una montaña que se eleva 1727 metros sobre la llanura del Campo Charro. En su cima se encuentra, además de una importante antena de telecomunicaciones, el Santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia y, ligado al mismo, un convento de frailes dominicos y la hospedería, hoy convertida en hotel. El santuario es un punto de peregrinación cristiana y uno de los lugares de culto más visitados de la zona.

P1100538Reloj de sol en el Mirador de Santo Domingo

Más allá del interés arquitectónico del conjunto y de su impresionante situación, ya que en días claros puede verse gran parte de las provincias de Salamanca y de Cáceres, en este post nos vamos a centrar en la arquitectura de la hospedería y, más concretamente, en un pequeño e interesante detalle constructivo.

P1100545

La fachada de la hospedería está ejecutada mediante una mampostería, más o menos irregular, de granito. Las condiciones del entorno, con una humedad muy alta, son muy agresivas y producen manchas y aparición de musgos y líquenes en la superficie de la piedra.

Por esa misma razón, además de por el uso predominantemente religioso del lugar, los huecos, que en su día iluminaban las celdas, son bastante pequeños. En algunos casos, por las necesidades del nuevo uso hotelero, los huecos se han aumentado de tamaño.

P1100546

Aunque en el momento actual no se conservan las carpinterías originales, sí se ha conservado parte del antiguo sistema de cerramiento de los huecos. Este sistema consiste en labrar las piezas de granito que forman los huecos de forma que, en tres de sus lados, se crea un resalto acanalado, que en origen tenía una longitud lateral del doble que la anchura del hueco.

P1100550

En la acanaladura  se introduce, desde el lateral abierto, una hoja de pizarra que se consigue por exfoliación y tallado de la roca hasta adaptarse al hueco. Las propiedades impermeables y de durabilidad de la pizarra servían como protección ante los elementos, deslizando la placa hasta tapar completamente el hueco.

P1100551

El edificio actual conserva, en su mayor parte, los huecos originales y ha mantenido algunas de las piezas de pizarra, como recuerdo de este tipo de sistemas de protección. Si obviamos la utilidad de las formas, desde un punto de vista contemporáneo, estos elementos puramente utilitarios se convierten en elementos compositivos que dotan de singularidad a una fachada que de otra manera no tendría interés alguno.

* Todas las fotografías son obra del autor, excepto aquellas en las que se especifica lo contrario. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor. Gracias.

El incierto futuro del Edificio España de Madrid

Esta mañana ha vuelto a saltar a la actualidad la situación del Edificio España de Madrid, tal y como se muestra en este artículo publicado por El País. La historia de este edificio en los últimos años ha sido compleja y la situación actual no parece que sea mucho mejor que hace unos años, cuando su principal problema era el abandono.

No voy a entrar en desarrollar todo el proceso que ha llevado al edificio a encontrarse en la encrucijada en la que se encuentra, sino que sólo voy a hablar de un par de ideas que me han  surgido al leer el artículo. Espero que esas ideas nos sirvan para iniciar un debate, o una charla, o una conversación, o un intercambio…

Antes de nada, para aquellos que no lo conozcan, el Edificio España fue construido entre 1948 y 1953, bajo la dirección de José María y Julián Otamendi y, en el momento de su finalización era el edificio más alto de Europa, con 111 metros de altura. En su día constituyó un hito constructivo y estructural, además de un símbolo para la ciudad. Desde entonces, y junto con la Torre de Madrid, pasó a formar parte del paisaje urbano de Madrid, definiendo la Plaza de España y el final de la Gran Vía.

Edificio_España_contranviaEl Edificio España en una imagen de época, véanse los tranvías (fotografía tomada prestada de aquí)

En el momento actual, el edificio es propiedad del grupo empresarial chino Dalian Wanda, que lo adquirió con el fin de rehabilitarlo y ponerlo en funcionamiento como hotel, centro comercial y/o algunas cosas más. Como es lógico, un edificio de su época presenta grandes problemas de distribución para poder dar servicio a algunos de esos usos, y supongo que esa fue la razón para que el nivel de protección se bajara de nivel 3 a nivel 2, permitiendo que se demoliera la estructura.

Una vez modificado el nivel de protección, los expertos del grupo Wanda resulta que descubren que es inviable demoler la estructura y mantener la fachada ¿De verdad nadie se había dado cuenta antes? ¿A nadie se le ocurrió que eso es una barbaridad? Por supuesto, los reputados expertos lo sabían, lo tenían muy claro, porque desde el principio sabían que lo que querían era desmontar el edificio completo. Lo que me preocupa es que a nadie en Madrid se le ocurriera… ¿o sí se le ocurrió? Eso es todavía más preocupante.

Como solución, al grupo Wanda (supongo que a sus reputados expertos) se le ha ocurrido desmontar y reconstruir la fachada piedra a piedra… bueno, ladrillo a ladrillo, lo cual parece igual, pero no es lo mismo. A mi se me ocurre una idea mejor: dar marcha atrás, devolverle la protección y mantener la estructura… ah! y solucionar el problema de la distribución con inteligencia y no con la piqueta.

Edificio EspañaFachada principal del Edificio España (fotografía tomada prestada de aquí)

Bien, el problema está ahí y hay que llegar a una solución. Como hemos visto es un problema complejo, a nivel técnico, a nivel administrativo y a nivel económico. Lo lógico sería que se llegara a una solución técnica factible, económicamente viable y que supusiera un impulso para la ciudad. Y en este punto es cuando el Decano del Colegio de Arquitectos de Madrid propone la celebración de un referéndum (o consulta, o como quieran llamarlo) para que la ciudadanía decida que hacer.

Mis preguntas son: ¿los ciudadanos de Madrid tienen la información (y con eso quiero decir también formación) suficiente para decidir si se debe demoler o mantener? ¿La formalización de la ciudad la tienen que decidir los ciudadanos a golpe de voto? ¿Tiene el mismo valor el voto de un comerciante de la zona, de un obrero que espera conseguir un trabajo y el de una señora de Vallecas? (No hablo de formación, sino de cercanía al problema) ¿Porqué pueden votar los madrileños y no podemos hacerlo el resto? Lo digo porque a mi el edificio me gusta, yo votaría no… o sí, depende de la pregunta.

No creo que una consulta ciudadana, por mucho que esté de moda hablar de ellas, sea útil ni consecuente, sobre todo porque en muchos casos se vota con el estómago y no con la cabeza. Y si esto sale adelante ¿se hará un referéndum para cada edificio protegido? o lo que es peor ¿para desprotegerlo?

Plaza de EspañaVista de la Plaza de España, con el Edificio España y la Torre de Madrid (fotografía tomada prestada de aquí)

En la calidad arquitectónica del edificio no voy a entrar, aunque mi opinión, si vale de algo, es que se debería mantener y darle uso (que es la única forma de que sobreviva). En cualquier caso, lo que admite poca discusión es que se trata de un edificio que ya tiene su lugar en la ciudad, que forma parte de su historia y de su paisaje y que, sólo por eso merece la pena ser conservado.

Creo que este es el primer artículo de opinión que publico en el blog. Que sea el último o no depende de dos cosas: por un lado de noticias futuras que, como ésta, me susciten dudas, preguntas o preocupaciones, y por otro lado, que mis queridos lectores se animen y entren al trapo. Yo he abierto el debate para eso, anímense.

* Sólo un día después del artículo mencionado, El País publica este otro. Quien ya haya leído el artículo anterior, puede quedarse con los tres últimos párrafos (el resto es exactamente lo mismo). Parece que se descarta la “consulta” (lo cual, por otro lado, era lógico) y que los técnicos de Urbanismo contestarán en el sentido de mantener la fachada manteniendo, a su vez, la estructura necesaria. La propuesta de Ricardo Aroca es similar, e igualmente válida a nivel técnico… ¿Será también válida para Wanda? Me temo que no les va a gustar el “esto es lo que hay, arréglatelas como puedas”.

En cualquier caso, parece que el Ayuntamiento de Madrid está adoptando la postura lógica, y se agradece.

La Iglesia de San Pedro ad Víncula en Vallecas (V) Instrumentación y seguimiento

Hace unas semanas comenzamos los trabajos de instrumentación y control estructural de la Iglesia de San Pedro ad Víncula, situada en el casco histórico de la antigua Villa de Vallecas, en Madrid, sobre la cual ya se habían realizado una serie de trabajos de análisis estructural cuyo desarrollo ya publicamos en el blog, en este enlace.

En base a los resultados de los informes previos se decidió realizar obras de consolidación de los elementos afectados por patologías estructurales y, en paralelo, iniciar los trabajos de instrumentación de los mismos. El objetivo es controlar los movimientos de la estructura durante el desarrollo de la intervención y asegurar el correcto funcionamiento de las soluciones adoptadas tras su finalización.

San Pedro ad Víncula - Bóveda del PresbiterioBóveda de la cabecera. Imagen previa a las obras de rehabilitación

2015-05-04 15.59.48Bóveda del crucero, una vez realizados los trabajos de rehabilitación

Se han colocado cuatro tipos de equipos de instrumentación, adaptados a las necesidades de monitorización y a los movimientos esperados.

En primer lugar se han instalado fisurometros de regleta, con rango máximo de 20 mm y marcas de 1 mm, para la inspección visual en varios puntos como la cabecera y el muro sur, así como en el muro que separa la nave principal y el crucero en el bajocubierta.

2015-05-04 16.21.06Fisurómetro de regleta, situado en el espacio bajocubierta

2015-05-04 16.26.44Fisurómetro de regleta, situado en uno de los muros laterales del presbiterio

En los lugares sensibles y menos accesibles para hacer una inspección visual, las fisuras se han instrumentado mediante relojes comparadores digitales, de medición continua, con una resolución de 0,01 mm.

Estos relojes comparadores también se han utilizado en la instalación de medidas de convergencia entre los apoyos de las bóvedas central y lateral sur, con el fin de analizar posibles movimientos de apertura de los vanos.

image3Reloj comparador instalado para la medición de apertura de fisuras

El muro de la nave sur presentaba un sensible desplome, al cual se pretende dar respuesta mediante la ejecución de tirantes en el interior de la nave lateral. Una vez se han instalado los tirantes, se monitorizarán los posibles movimientos mediante clinómetros digitales, con una resolución de 0,1º, en dos puntos de dicho muro.

2015-05-04 16.28.15Inclinómetro digital para el control de desplomes

Con el fin de analizar la posible influencia de las condiciones de humedad y temperatura en los movimientos y, principalmente, en la sensibilidad de alguna de las medidas, se realizarán lecturas periódicas de humedad relativa y temperatura mediante un termohigrómetro digital. Aunque no es uno de los fines de estos trabajos, estas lecturas permitirán obtener datos del comportamiento higrotérmico del edificio, que podrían tener influencia sobre la aparición de humedad o la conservación de los bienen muebles que acoge en su interior.

P1100122Termohigrómetro digital

Una vez definidos y colocados los equipos de instrumentación es necesario establecer los umbrales de movimiento en base a los cuales realizar el seguimiento. En este caso se ha adoptado un código semafórico de forma que el color verde considera un movimiento asumible y dentro de los parámetros normales, en color ámbar considera un movimiento ligeramente por encima de los parámetros normales y debe realizarse un análisis de las causas del movimiento, y el color rojo considera un movimiento por encima de los valores máximos, que puede significar un problema estructural e implica la necesidad de un estudio pormenorizado de las causas de ese movimiento.

El establecimiento de los umbrales vendrá dado por el cálculo y análisis estructural previo, así como por las condiciones de seguridad estructural. En este caso, se han establecido a su vez dos niveles: uno durante el desarrollo de las obras y otro tras la finalización de las mismas.

Calendario InstrumentaciónCalendario de desarrollo de los trabajos

Se define un calendario de desarrollo de los trabajos de instrumentación, que fija la periodicidad de las lecturas y la duración del conjunto, en base a las necesidades de cada objeto. En este caso se realizará una lectura quincenal durante el desarrollo de las obras de consolidación y, al menos, un mes más, con el objeto de analizar su posible influencia sobre los movimientos, y una lectura mensual en los meses posteriores en los que se presume una estabilización de la estructura.

Las lecturas se prolongarán al menos durante un ciclo anual completo, de forma que se puedan analizar posibles variaciones estacionales.

Los resultados de las lecturas se plasmarán en tablas y gráficos de resultados, de forma que resulta sencillo analizar el estado de la medición y el desarrollo temporal de los movimientos y de las condiciones higrotérmicas. Las dos imágenes siguientes muestran un ejemplo de una campaña de medición completa (no se trata de lecturas reales realizadas durante este trabajo ni en el edificio objeto).

Ejemplo tabla InstrumentaciónEjemplo tabla Instrumentación2

Este tipo de trabajos, como ya hemos mencionado, nos ofrecen una información sobre el comportamiento del edificio en cualquiera de las fases que se considere necesario. En este caso se han aplicado a las fases de obra y estabilización, pero en muchos casos resultan útiles durante las fases de estudios previos y de redacción de los proyectos de rehabilitación y consolidación, ya que nos muestran el comportamiento, global o local, del edificio o de los elementos estructurales que se consideren necesarios.

* Las imágenes y gráficos son obra del autor y forman parte de un trabajo más amplio, y por tanto están sujetas a derechos de autor. Se agradecería que, en el caso de que se precisen para su distribución, se solicitara con antelación el permiso correspondiente.

Patrimonio y Evolución de la ciudad de Salamanca

No cabe duda de que crecer en una ciudad Patrimonio de la Humanidad moldea el espíritu e inevitablemente le lleva a uno a pensar que la suya es la ciudad más bonita del mundo. Con el tiempo uno se convierte en un viajero y, aunque no cambia de idea (nunca), aprende apreciar las maravillas de otras partes del mundo (como ésta, ésta o ésta, por poner algunos ejemplos)

Desde siempre he tenido en mi memoria esos paseos por el Casco Antiguo de Salamanca, con sol, con lluvia, con mucho calor (afortunadamente hay muchas sombras) y con mucho frío (…pues eso, que hay muchas sombras). En particular recuerdo algunas mañanas de sábado, cuando a las 9 de la mañana íbamos a pasar la mañana jugando al fútbol en los campos de tierra de los Maristas, y pasábamos por una Plaza Mayor vacía, con excepción de alguna furgoneta de reparto y algún noctámbulo rezagado, iluminada por la luz rasante sobre la piedra de Villamayor.

Soportal Plaza Mayor - SalamancaPlaza Mayor de Salamanca, como se ve muy pocas veces

A muchos visitantes, y a muchos salmantinos, la ciudad les puede parecer uniforme, como un escenario creado de una sola vez, y probablemente tenga la culpa el uso de la piedra de Villamayor, cuyo color dorado domina toda la ciudad. Por esa razón la sociedad salmantina, como ocurre en la mayoría de los pueblos y ciudades, es muy proteccionista, reacia a todo cambio o intervención que le pueda restar carácter a su ciudad, de la cual están (estamos) orgullosos hasta la médula. Esta es una de las razones por las que resulta tan complicado intervenir en el interior de un casco histórico como el de Salamanca.

Vista de la Catedral Nueva de Salamanca desde la ClerecíaVista de la Catedral Nueva de Salamanca desde la Clerecía, como ejemplo de un desarrollo estilístico de varios siglos, con Procesión de Semana Santa incluida

Pero en un recorrido de apenas 800 metros, entre el río Tormes y la Plaza Mayor, encontraremos un gran número de edificios de todas las épocas, que forman un conjunto heterogéneo, en contradicción con la percepción de unidad que tiene gran parte de la población. Podemos encontrar el conjunto catedralicio, desarrollado en varios estilos durante seis siglos, frente a la fachada neoclásica del palacio de Anaya. Muy cerca de la Torre del Gallo, cimborrio románico de la Catedral Vieja se encuentra una joya modernista como es la Casa Lis.

Palacio de Anaya - SalamancaPalacio de Anaya desde la fachada norte de la Catedral Nueva

Casa Lis - SalamancaFachada sur de la Casa Lis

Paseando por las estrechas calles que forman el tejido del Casco Histórico encontramos la fachada de la Universidad, posiblemente el ejemplo más importante del plateresco salmantino, y a pocos metros la gran fachada barroca de La Clerecía frente la elegancia gótica y renacentista de la Casa de las Conchas. Desde allí, descendiendo por la Calle de la Compañía, podemos visitar el renacimiento de carácter italiano de la Iglesia de la Purísima, que encontramos frente al plateresco Palacio de Monterrey de Rodrigo Gil de Hontañón.

Interior de la Clerecía - CimborrioInterior de la Iglesia de la Clerecía. Cimborrio

En definitiva, la Salamanca que hoy conocemos es, como la mayor parte de las ciudades europeas, el fruto de un largo proceso de edificación, modificación y sustitución.

En los últimos años la preocupación por la conservación de ese patrimonio ha llevado, como ya hemos dicho, a un cierto proteccionismo que dificulta la continuidad de ese proceso de cambio, que debería ser natural conforme cambian a su vez las ciudades fruto de la evolución de la sociedad.

P1000799pCasa de las Conchas. Elementos de carpintería colocados durante su rehabilitación en 1993 para su uso como biblioteca pública

Por supuesto, existe un deber de conservación de los elementos más importantes de la ciudad, por su importancia histórico-artística, que no debe descuidarse por parte de las instituciones y de los propios ciudadanos. Las diferentes legislaciones, muy rígidas en lo referente a la conservación del Patrimonio, se encargan de ello, con especial cuidado en una ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Estás legislaciones permiten, y han permitido hasta ahora, cierto grado de intervención en la ciudad y han dado lugar edificios interesantísimos desde el punto de vista arquitectónico, como pueden ser el Palacio de Congresos, obra de Juan Navarro Baldeweg, o el elegante edificio de viviendas de la Calle Prior, proyectado por Alejandro de la Sota.

P1040256Palacio de Congresos y Exposiciones de Castilla y León, de Juan Navarro Baldeweg

No trata este artículo de sacar los colores a las legislaciones de protección del Patrimonio, aunque pueda parecerlo. Más bien al contrario, trata de hacer comprender a los habitantes y visitantes de la ciudad que una intervención en el casco histórico no es un atentado contra él, sino que es parte del proceso continuo de generación de ciudad, que un proyecto contemporáneo no le resta interés al conjunto, que la evolución de la arquitectura es la consecuencia de la evolución de la sociedad y, por lo tanto, los espacios deben adaptarse a los nuevos tiempos.

P1040275Viviendas en la calle Prior, de Alejandro de la Sota

La pretensión de mantener el Patrimonio embalsamado, por miedo a perderlo, lleva irremediablemente a su abandono o, en el mejor de los casos, a que se convierta en un decorado.

Afortunadamente, ciudades como Salamanca mantienen una importante vida activa en el Casco Histórico, gracias principalmente a las Universidades y a que sigue habiendo un importante parque de primeras viviendas. Pero para que esta situación perdure en el tiempo, es muy importante plantear que las intervenciones de carácter contemporáneo, acordes con los nuevos modos de vida, deben convivir con la conservación de los valores patrimoniales.

Dejemos que las ciudades cambien, evolucionen y se adapten, para poder salvarlas.

* Todas las fotografías son obra del autor, excepto aquellas en las que se especifica lo contrario. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor. Gracias.

Alvar Aalto – La escalera y el funcionalismo humano

Alvar Aalto ocupa un lugar destacado como uno de los grandes genios arquitectónicos del siglo XX, en conexión con el movimiento moderno y, a la vez, oponiéndose al mismo con una arquitectura compleja y rica cuyo principal referente era la naturaleza humana.

La larga trayectoria del arquitecto pasa por diferentes etapas, en sintonía con una época histórica en los que se produjeron grandes cambios políticos, sociales y artísticos. Partiendo del clasicismo nórdico y de la relación de la arquitectura finlandesa con el entorno, pasa por una etapa funcionalista, ligada a las nuevas tesis del movimiento moderno, para posteriormente acercar su arquitectura moderna a la tradición y al racionalismo humano.

“Aalto no dejó de propugnar durante toda su carrera que el funcionalismo humano sigue una lógica cercana a la singularidad, la variedad y las combinaciones flexibles de los sistemas biológicos. Por eso sus dibujos, sus objetos, y sus edificios, exploraron continuamente las formas naturales, sinuosas y recortadas, los puntos singulares, los comienzos irrepetibles y los cambios. El mismo modo en que desarrolla un proyecto, que depende de intereses y deseos tan contrarios y complejos, le parecía un claro ejemplo de que, a pesar de estar atento a cada detalle de la ejecución, hay que dejar a las formas arquitectónicas respirar y transformarse como formas vivas”.

(Alejandro Quintillá – Requiem por la escalera)

Villa Mairea (1937-40):

La Villa Mairea fue encargada por Harry y Maire Gullichsen y está situada en un bosque de pinos, en las estribaciones de una zona montañosa. La vivienda se desarrolla con una clara componente horizontal y su planta se abre hacia el bosque a la vez que la relaciona con su propio interior.

La escalera interior de la Villa Mairea es un ejemplo de este respeto por la naturaleza y la intención de su autor de introducir su filosofía en el desarrollo de su arquitectura. La utilización de los materiales y su forma evocan, sin intención de disfrazarla, el espacio exterior que rodea la construcción.

Villa Mairea - Interior

Villa Mairea - InteriorInterior de la Villa Mairea  (fotografía A. Carr) 

Pero no es solo la materialidad el aspecto que busca Alvar Aalto en su arquitectura sino que manifiesta la espacialidad de la arquitectura entre las formas. En toda obra arquitectónica busca huir de la literalidad de la forma física para apoyarse en los elementos sutiles de cada proyecto: las atenuación de la luz al atravesar la celosía que sustenta la escalera, la sensación de ligereza que la colocación, voluntariamente arbitraria, de los postes manifiestan, el detalle delicado de la barandilla cuando se curva para atar los postes y la plataforma flotante formada por la plataforma de inicio. Todos estos detalles convierten a la escalera en un elemento de la naturaleza que crece de forma armoniosa dentro del espacio del hombre.

Se trata de una escalera de dos tramos con una estructura sencilla y contundente que es capaz de crear un espacio propio, diferentes de las propias plantas que conecta. Soluciona los puntos problemáticos como los encuentros y la visión de la meseta desde la planta baja mediante un sutil juego de luces y sombras, o los finales de las barandillas mediante curvas suaves que recuerdan a cuerdas y lianas.

Villa Mairea - EscaleraEscalera de la Villa Mairea  (fotografía tomada de imgarcade.com

Una de las principales características de la obra de Aalto es la atención al detalle en cada uno de los elementos que proyecta. En el caso de la escalera de la Villa Mairea, la articulación de los soportes mediante técnicas tradicionales nos traslada la idea de la naturaleza como elemento transformado y adoptado por el hombre para su utilización.

Villa Mairea - detalleVilla Mairea – Detalle (fotografía J. Rieke)

Residencia Baker (1946-49):

La concepción del proyecto de la Residencia Baker como un bloque lineal está basada claramente en los principios funcionalistas que, dado el programa tan definido que debía acometer, darían una respuesta clara y concisa a sus necesidades.

Pero la arquitectura de Alvar Aalto va, en todo caso, mucho más allá. Es una arquitectura dinámica, implicada con la naturaleza humana, y cambiante, viva, capaz de dar respuestas mucho más creíbles y completas a preguntas que pueden considerarse habituales. El resultado es un edificio con su propio carácter, pero que no sacrifica ninguna de sus necesidades.


Baker1Residencia Baker, M.I.T.  (fotografía J. Santos)

El edificio se presenta básicamente como un bloque lineal que se curva en su fachada sur, en la cual se encuentran las habitaciones, presentando una fachada sinuosa que trata de aprovechar las vistas y el soleamiento. La fachada norte, por el contrario, recoge los elementos de servicio y de circulación, conformándose según las necesidades de los espacios en cada punto.

La escalera de la residencia Baker no es la típica de un edificio de esas características. La claridad del programa y el gran número de estancias iguales llevarían a suponer una escalera desarrollada en un solo ámbito, que desembarcara siempre en el mismo lugar y que diera servicio a los mismos espacios. Pero el proceso de creación de Alvar Aalto produce un elemento mucho más trabajado, que llega a convertirse en el motivo principal de la fachada sobre la que se recorta e incluso de todo el edificio.

La residencia se muestra como un volumen compacto y potente. Su gran altura y la repetición de los espacios y las aberturas que conlleva el programa podrían llegar a convertirla en un volumen demasiado pesado. La concepción de la escalera tallada en la fachada norte rompe la forma inicial y la seriación de los huecos, la fachada se desplaza y vuela, se convierte en un elemento ligero a pesar de su masividad y se dinamiza. Los elementos quebrados se muestran al exterior, en lugar de esconderse, anunciando la forma de vivir el espacio interior: conectan el edificio con la escala urbana y le hacen formar parte de la ciudad.

Baker2

Baker3Residencia Baker, M.I.T.  (fotografías J. Santos)

Pero no solo es la forma la que se enriquece con la formalización de este elemento. Al desembarcar en una posición distinta en cada una de las plantas transforma los espacios de la residencia plano a plano enriqueciendo el concepto inicial de bloque lineal. Nuevamente enfrenta la continuidad espacial de la cara ondulada fachada sur con la quebrada fachada norte, aunque llegando a este punto la contraposición no es tanto formal como funcional. No sólo cada planta es distinta, cada planta se alcanza de forma distinta, se recorre de forma distinta y se siente de forma distinta, a pesar de su concepción unitaria.

La escalera longitudinal e iluminada evoca un paseo continuo a través de todo el edificio, sin que en ningún momento se tenga la sensación de repetición o seriación, humanizándolo.

Ayuntamiento de Säynätsalo (1949-52):

La localización del Ayuntamiento de Säynätsalo responde claramente a la idea del edificio sobre la colina, componiendo una serie de volúmenes en torno a un patio central elevado que se convierte en el espacio principal.

El concepto de colina elevada y “colonizada” por el hombre se muestra en la formalización del conjunto como un pequeño núcleo urbano a escala en el que aparecen elementos representativos de las ciudades mediterráneos, como las ya mencionadas torres representativas y la plaza central de encuentro, presente en el urbanismo italiano y español. Ejemplos tan dispares y de épocas tan distintas como la Piazza del Campo, en Siena, o la Plaza Mayor de Salamanca se configuran cerrando un espacio dominado por un elemento representativo. Esta plaza central es un espacio de intercambio y de estancia, pero también es un espacio que se recorre. Alvar Aalto crea también en el caso del ayuntamiento de Säynäntsalo un recorrido interior que se implica con esta forma de vivir la plaza, pero también con la organización de los claustros europeos.

SaynatsaloTownHall1Ayuntamiento de Säynätsalo (fotografía K. Virtanen)

Se trata de un espacio humanizado dentro de los dominios de la naturaleza, pero no se le da la espalda, si no que se la introduce en el edificio, pese a que su concepción como edificio patio abierto a si mismo hace pensar que así sería. La inclusión de las dos escaleras enfrentadas, que separan el volumen de la biblioteca del resto del complejo, abre el espacio y permite que la naturaleza penetre en él.

La formalización de las dos escaleras es diferente y habla de dos ideas diferentes que se acaban complementando entre si  en cuanto a que ambas conforman ese espacio abierto y sobreelevado, enlazando con la idea del plano horizontal creado por el hombre.

Pero la forma de las escaleras y su posición enfrentada nos llevan a suponer dos conceptos distintos. Se podría decir que la escalera principal, la que se encuentra junto a la torre, es una escalera humana: sus líneas ortogonales, su modulación y su posición adosada a la torre y alineada con el resto de los edificios habla de la humanización de la naturaleza. Parece formar parte del edificio y estar proyecta por y para él, invita a acceder a la creación del hombre. Es, claramente, una escalera de subida.

SaynatsaloTownHall2Ayuntamiento de Säynätsalo (fotografía J. Rieke)

En cambio la otra escalera no sólo está enfrentada físicamente sino que aparece como un elemento de contraposición. En realidad podría entenderse como una síntesis topográfica de la pendiente, en lugar de como una escalera propiamente dicha. En contrate con el edificio no sigue una geometría definida. Se podría decir que este elemento no pertenece al edificio, que es una parte de la naturaleza que existe en el interior del patio y que se desborda por una de las esquinas del conjunto, por el único punto en que parece que la creación del hombre no es capaz de contenerla. En este sentido, siguiendo la línea natural de esta idea, la escalera es un punto de escape, una escalera de bajada.

SaynatsaloTownHall3Ayuntamiento de Säynätsalo (fotografía J. Rieke)

 “(…) Llegando en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso”.

(Julio Cortázar – Instrucciones para subir una escalera)

Datos generales
Arquitecto: Alvar Aalto
 
Proyecto: Villa Mairea
Situación: Noormarkku, Finlandia
Año: 1937-1940
Fotografías: Jonathan Rieke (CC BY-ND 2.0), Andrew Carr (CC BY-NC-ND 2.0)
 
Proyecto: Residencia Baker
Situación: Instituto Tecnológico de Massachusetts. Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos.
Año: 1946-1949
Fotografías: José Santos Torres
 
Proyecto: Ayuntamiento de Säynäntsalo
Situación: Parviaisentie 9, Säynäntsalo, Finlandia.
Año: 1949-1952
Fotografías: Jonathan Rieke (CC BY-ND 2.0), Kimmo Virtanen (CC BY-SA 2.5)

 

* Artículo publicado por el autor en el blog Cosas de Arquitectos , el 16 de enero de 2015.

* Todas las fotografías son obra del autor. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor. Gracias.